Siete días en Toscana

Un itinerario que se articula por 200km tocando la costa y adentrándose en la provincia. 

Comienza en Carrara, atraviesa la colinas pisanas, baja por la costa etrusca, hasta la Maremma. Cuatro etapas que juntan historia, enogastronomia, deporte y, por supuesto, diversión.

Duración: 7 días, de Carrara a Grosseto

Km de ruta: 350

Adecuado para familias y amantes del buen comer

Mascotas bienvenidas por doquier

¿Qué llevar? Bicicleta, zapatos cómodos y traje de baño

¿Cuándo? Ideal durante la primavera, verano y otoño

Conecta la caravana, sube las bicis o la moto, y desconecta porqué tendréis mucho por descubrir en este itinerario que dura siete días en la Toscana. Cada etapa tiene indicado donde parar con la caravana o el camper, donde comer, donde encontrar accesorios para la veranda o un taller por algún fallo mecánico, que llevarse a casa y que hacer en el tiempo libre. Os voy a contar todo lo que he vivido y probado en primera persona!

1ª Etapa: CARRARA y el MÁRMOL

Carrara se encuentra en una posición estratégica ideal para visitar “le cinque terre”, y su territorio se expande desde los Alpes Apuane hasta el mar Tirreno. Esto significa que en pocos kilómetros se pasa desde las cumbres de las montañas de mármol, atravesando las colinas de los viñedos del Candia DOC, hasta las playas arenosas que se asoman al Tirreno. Ubicada en la parte norte de la Toscana es perfecta para una escapada a las “cinque terre”. ¿Que hace de Carrara un lugar único? Pues, toda la ciudad (Casas, edificios, iglesias, portales, ventanas, balcones) está hecha de mármol, el famoso mármol de Carrara. 

area time break

DONDE APARCAR LA CARAVANA O EL CAMPER: AREA SOSTA TIME BREAK ETS. Ideal para toda la familia, el área de ‘sosta’ Time Break Ets queda abierta todo el año y se encuentra en Marina di Massa. La playa y los bienes primarios se encuentran a unos 500 metros y se alcanzan andando muy sencillamente, mientras que el embarcadero para las “cinque terre” está conectado con un servicio de traslado privado. El área dispone de 25 amplias parcelas adaptas para caravanas y campers, todas en plano, equipadas de electricidad y agua. Además, a disposición de los huéspedes, hay servicios higiénicos completos con duchas calientes al interior y duchas externas para el verano, área de lavandería con fichas, área de barbacoas, bar y dos grandes salas de uso común, con radiadores para el invierno.

area time break

Para los meses de verano hay una piscina también adaptada para discapacitados y para los amantes del deporte hay un área para jugar a vóley de playa y un recorrido con equipo de fitness cerca de la recepción. Al lado de la entrada hay una ferretería donde se pueden comprar bombonas de gas para la caravana o camper. Para los que quieran quedarse sin vehículo hay 2 caravanas que pueden hospedar a 4 personas cada una, y como ya se ha dicho, las mascotas están más que bienvenidas.

Para cualquier otra información os invitamos a consultar la página https://www.facebook.com/timebreakets/ 

QUE VER Y QUE HACER EN 2 DÍAS EN CARRARA

bdr

Visita a las Canteras de Mármol: las canteras de mármol son algo único e imperdible, rodeadas por altísimas, blancas y relucientes montañas de mármol. Están consideradas como la mayor cuenca de mármol del mundo, que se desarrolla entre los tres valles principales: Colonnata, Miseglia e Torano. Gracias a estas canteras los antiguos Romanos reconstruyeron Roma y con la misma piedra blanca y reluciente han levantado monumentos y estatuas en todo el Imperio Romano. Este mismo mármol se encuentra en los más importantes museos, palacios, iglesias de Italia, esculpido y trabajado por los más grandes artistas de nuestra historia: Donatello, Michelangelo, Bernini y por otros artistas y arquitectos hasta nuestros días.

Para coordinar una visita solo se necesita pasar por la recepción en el área camper Time Break y reservar un tour. Durante la visita se podrán ver los escultores a la obra con martillo y cincel, y aprender más con respecto a las técnicas utilizadas para ‘liberar la figura del bloque’.

“LE CINQUE TERRE” VISTAS DESDE EL MAR:
Con el servicio de traslado privado desde el Area Time Break Ets, alcanzáis la Marina de Carrara y de ahí, con el bote, empezáis el día visitando las “cinque terre”. Vais a aprovechar del espectáculo de desembarcar en la pequeña bahía de Riomaggiore, perderos por las callecitas de Manarola, Corniglia, Vernazza y hasta la última de las cinco, Monterosso. En Riomaggiore comienza la famosa “Via dell’amore”, un camino excavado en la piedra que lleva hasta Manarola. Este camino es verdaderamente maravilloso: vais a caminar a contacto con la naturaleza, escuchando distintamente el ruido de las olas en el acantilado. Los colores del mar y de las casas enrocadas sobre las rocas llenarán la memoria de vuestro smartphone. Mientras que para llegar a Corniglia vais a necesitar de buenas piernas ya que hay que subir la escalinata de la Lardarina, 33 tramos con un total de 377 escalones, o sino coger una calle transitable que desde la estación de ferrocarril lleva hasta el pueblito. En cada caso, el esfuerzo estará bien compensado por las vistas y por el espectáculo de la naturaleza de tu alrededor. A la vuelta si no queréis coger el barco podéis adquirir el billete del tren con destino Carrara y, previa solicitación del servicio de traslado al Area Time Break Ets, volver a vuestra caravana.

Algunas sugerencias para la comida con vistas desde la terraza: Vernazza WineExperience tel. 3313433801 Via S. Giovanni Battista 37 a 19108 Vernazza ; Manarola la espléndida terraza Nessun dorma Cinque Terre tel. 3408884133 Località Punta Bonfiglio 19017 Manarola; Monterosso el restaurante L’ancora della Tortuga +39  0187 800065  Salita Cappuccini, 4 19016 – Monterosso Al Mare.


Carrara montados en la bici: 3 ciclovías para las familias. La provincia de Carrara esconde una red de ciclovías muy interesante adaptada para toda la familia y para todo tipo de bicicleta. Solo habrá que dotarse de una mochila con un par de botellas de agua, un pequeño kit de primer auxilio y una chaqueta rompeviento para defenderse del viento de las bajadas.
El primer recorrido, a través de las colinas de Candia, es de 15km con un desnivel poco exigente. El camino se alterna entre zonas con asfalto y zonas sin, con salida de Piazza Aranci, siguiendo por Largo Matteotti y después por Via Pacinotti y Viale Trieste. Una vez en Via Foce (localitá Mirteto) seguir por Pieve di San Vitale. Proceder por la homónima calle y llegaréis a piazza della Libertá, de donde seguís por Via Ponte del Vescovo. Desde aquí hay unos primeros minutos complicados cuesta arriba, pero tranquilos, luego habrá 3 km más suaves hasta llegar a un restaurante. Descansad un rato y luego seguís otro kilometro hasta llegar a Via Foce.
El segundo trayecto vale mucho la pena por su carácter de interés natural que ofrece. Se desarrolla a lo largo de 16km, alternando asfalto y no asfalto, y es absolutamente fácil por pedalear. Se sale del embarcadero de Cinquale y se sube por el rio homónimo. Pasado el puente de la autopista se llega a via Bregoscia y se dobla a la izquierda en viale Marina. Hay que seguir las indicaciones para Localitá Arenella siguiendo en dirección del Lago di Porta. Llegados a Casina Mattioli encontraréis una casa rural de color rosa. Aquí es donde empieza el recorrido de anillo de 4km del Lago di Porta que se desarrolla a lo largo de las orillas y se adentra entre los juncos, la vegetación y los canales de irrigación. Todo el recorrido está señalado por paneles informativos que describen las características del área protegida. Volváis al semáforo de via Renella y doblad a la derecha hacia Montignoso superando el cruce con la Via Aurelia y cerca del cementerio girad a la derecha hacia el Castello Aghinolfi. Llegados al puente en Localitá Prato doblad a la derecha subiendo hacia el castillo y aquí doblad a la izquierda. Una vez en Via Guadagni, en el cruce con Via Resistenza doblad a la izquierda para volver a Cinquale.
El tercer recorrido es un poco más difícil que los anteriores, y se desarrolla por el Parco Nazionale dell’Appennino Tosco-Emiliano a lo largo de 37km con mucho desnivel, con lo cual os sugiero llevaros una mountain bike con buena capacidad para cambiar velocidad y, sobretodo, tener las piernas bien entrenadas. Sino una bicicleta eléctrica. El desnivel de casi un kilómetro empieza en Pontremoli avanzando por la ruta estatal 62 de la Cisa con dirección Parma. Se llega al pueblo de Mignegno y desde aquí la ruta empieza a subir hasta el cruce de la ruta estatal 42 del Passo del Cirone. Desde aquí hay subidas y bajadas hasta la Localitá Molinello hasta llegar al cruce para Lugarghena. Aquí la carretera no tiene asfalto y comienza una subida de casi 4 km hasta el cruce del Rifugio Enrico Mattei. Doblad a la izquierda para llegar al refugio desde donde se goza de un maravilloso panorama de montaña. De aquí se puede volver por el mismo camino de la ida hasta llegar a la carretera principal.

Que guardar en la despensa de la caravana

Imprescindible es una parada en Colonnata, un pequeño pueblo rodeado por imponentes montañas de mármol, el mismo material utilizado a partir del 1500 para la curación del famoso ‘lardo di Colonnata’ (presidio Slow Food). Del mármol se sacan las cubas utilizadas para poner alternativamente entre las lonchas del lardo de cerdo y la salada con aromas: pimienta, canela, clavo, cilantro, salvia y romero. El tanque lleno de agua se cubre y se controla periódicamente, para luego volverse a abrir entre 6 y 10 meses más tarde cuando la curación está terminada. El ‘lardo’ se sirve de entrada, encima de la pizza o arriba de una ‘bruschetta’, sino también en un bocadillo. En el pueblo se encuentran muchas tiendas para comprar ‘lardo’, las llamadas ‘larderie’, donde es posible comprar este manjar de cerdo o merendar con productos típicos como el Pane de Marocca hecho de castañas, vinos y mucho más.

Que pedir para comer

No obstante la cercanía con el mar, la actividad culinaria se ha desarrollado para las necesidades de los trabajadores de las canteras. Se usan productos agrícolas, carnes de animales de corral y cerdo, pero los verdaderos platos que no os podéis perder son los ‘tordelli’ (rellenos de carne, o espinacas y queso), ‘lasagne stordellate’, bacalao al horno o marinado, mejillones rellenos, boletus y el ‘castagnaccio’ con requesón. El postre típico de Carrara es la ‘Torta di Riso’ (tarta de arroz): leche, huevos y un poco de arroz. Para merendar no os perdáis la focaccia local rellena de ‘calda calda’ que sería la ‘farinata’ genovés o la ‘cecina’ (que no hay que confundir con el embutido ibérico) que se hace en algunas partes de la costa toscana. El todo bien regado por vinos blancos y tintos producidos en las colinas di Candia y Luni.

2ª Etapa: PISA y LUCCA

Las dos capitales de provincias Pisa y Lucca se sitúan a unos pocos kilómetros entre sí, y pertenecen al segundo itinerario que hemos creado para vosotros. Pisa, famosa por su Torre y la Piazza dei Miracoli con el Bautisterio, y Lucca por su casco antiguo amurallado. Las dos provincias están ricas de historia, culturas y enogastronomia toda por descubrir junto con toda la familia.


DONDE APARCAR LA CARAVANA O EL CAMPER: La parada ideal es el Agricampeggio La Valle, a unos 7km de Lucca y unos 5km de Pisa. El ‘Agricampeggio’ está situado en el corazón de la Toscana, a los pies de los Montes Pisanos y se desarrolla por sus 3000mq divididos en parcela para caravanas, camper y carpas de acampar. Lo que lo hace la primera elección es la cura por el detalle y las soluciones que el establecimiento ha adoptado. Ante todo, las estructuras están realizadas respetando la naturaleza: la piscina está hecha de piedra local, los platos de duchas de piedras de rio y la cabaña donde se encuentras los servicios higiénicos, áreas comunes y recepción está construida en piedra y reduciendo al mínimo cada presencia de plástico. En total armonía y respeto por el ambiente y del vínculo paisajístico. Todo queda muy cuidado y con mucho detalle, como por ejemplo la conexión eléctrica hasta las tiendas de acampar, zona común completa de dos frigoríficos, televisor y 2 microondas, que garantizan unas vacaciones muy confortables. ¿Todavía no os lo creéis? Entonces imaginad una zona del área con un bosque bonito, donde durante el verano se instalan unas cuantas hamacas a disposición de los usuarios que quieran utilizarlas para disfrutar de la frescura en total relax. Nada de pagos extras, tampoco para la lavadora ni para planchar ya que no se usan fichas, están totalmente libres de cargo. Y si queréis relajaros más a unos pocos kilómetros hay las termas de San Giuliano, concertadas con el Agricampeggio.

QUE VER Y QUE HACER EN 2 DÍAS EN PISA Y LUCCA

Museo de Historia Natural de Calci y la Certosa. Uno de los más antiguos del mundo, el Museo de Historia Natural de la Universidad de Pisa fue instalado a finales del siglo XVI como “Galleria” anexa al Jardín dei Semplici di Pisa (actual Jardín Botanico). Desde finales de los años 70 tiene su sede es la sugestiva Certosa di Pisa en Calci, un edificio del ‘300 sumergido en la paz y tranquilidad que desde hace siglos guía los monjes ‘certosinos’ de este área. El nombre ‘certosa’ viene de monasterio certosino y tiene su origen de los Prealpes de la Charteuse en Francia, donde fue establecido el primer monasterio de esta orden, el Monasterio de la Grande Charteuse. Para visitar la ‘certosa’ es necesario reservar el tour guiado. En el interior, paseando por el patio cubierto, os encontraréis delante de la fachada de la iglesia del siglo XVII en mármol blanco, con una imponente entrada principal, dominada por la figura de la Virgen Maria. Adentro de la ‘certosa’ vivían 15 monjes y su labor rodeaba alrededor de la vida certosina: contemplación y plegarias, con una particular énfasis en la soledad y silencio. Mientras estaban ocupados con las oraciones, habían 65 conserjes (o hermanos laicos) que se ocupaban de gestionar la cotidianidad y la gestión domestica de la ‘certosa’, como por ejemplo cultivar los campos, cocinar, limpiar, interactuar con los locales. La visita del monasterio os hará conocer las capillas situadas en el interior de la estructura principal, algunas de las cuales han sido restructuradas recientemente. El refectorio era en una amplia sala con frescos en las cuatro paredes, en los cuales un cenáculo de Bernardino Poccetti (1597) y otros 2 que certifican el mecenazgo del Gran Duque y su mujer. La última etapa de la visita es la antigua farmacia, una de las fuentes de ingreso principal de los monjes. La farmacia ha estado abierta y en función hasta hace pocos años. Concluida la visita de la ‘certosa’, podéis pasar por la entrada principal y dirigiros al Museo de Historia Natural. Riquísimo y muy bien organizado en los espacios, encontraréis minerales, animales de todo tipo, esqueletos, fósiles y para los peques hay la posibilidad de experimentar y observar la evolución del planeta a través de las eras. La mayoría de las exposiciones recientes son en italiano e inglés, lo que hace del museo una visita imprescindible para cualquier visitante.
Para la comida mi recomendación es que os llevéis unos bocadillos y hacer un pic nic en el olivar delante del museo: los arboles seculares son un espectáculo. Como alternativa, podéis utilizar el billete del museo para conseguir un descuento en uno de los restaurantes de la cuidad. Pregunta al staff, ellos tienen una lista con los restaurantes concertados.

PISA Y LUCCA
Para visitar ambas ciudades, la mejor idea es coger el tren en la estación de Ripafratta; en pocos minutos llegareis a Pisa o a Lucca. Pisa, antigua Republica Marinera, ciudad natal de Galileo Galilei es conocida como la ciudad de la Torre pendiente: la particular inclinación de este monumento, de hecho, la hizo famosa en todo el mundo. Pisa es una ciudad para vivir y disfrutar caminando o en bicicleta. Saliendo de la plaza de la estación de trenes se vislumbra Piazza Vittorio Emanuele, el centro administrativo de la ciudad, donde una seria de edificios históricos se asoman a esta plaza de forma de anfiteatro y con el perímetro casi completamente caracterizado por logias con tiendas, donde es muy bonito dar paseos. Desde ahí se puede proceder hacia la calle más famosa de la ciudad, Corso Italia, con multitudes de tiendas para todos los gustos, ideal para amantes del shopping. Después de haber pasado por Piazza del Carmine y Piazza della Pera, llegamos a las célebres logias de los Bianchi, justo delante del ‘Ponte di mezzo’ sobre el río Arno. Sigamos hacía el Lungarno Galilei (se llaman lungarni porque costean el río Arno) y encontramos Palazzo Lanfranchi y la Iglesia de San Sepolcro con su curiosa planta octagonal, nacida con el fin de ser iglesia, refugio, hospital y convento, y además dedicada a los templarios. Un poco más allá llegaremos al característico Borgo Stretto, una callejuela de origen medieval con más logias, tiendas antiguas y bodegas. Os parecerá volver al pasado: una calle histórica que mantiene intacto el ambiente de los tiempos pasados. Desde aquí la Piazza dei Cavalieri queda muy cerca: se trata de la plaza donde se sitúa la prestigiosa Escuela Normale di Pisa, a parte del Palazzo del Orologio, el de las dos torres, de las cuales una se hizo famosa por Dante en la Divina Comedia, la Torre della Fame. Aquí, de hecho, como dice la obra dantesca, fue encarcelado y murió – de hambre – el Conde Ugolino della Gherardesca juntos con sus hijos y nietos. Diez minutos andando y estaréis en la famosa Piazza dei Miracoli, pasando por calle Santa Maria a través de las facultades de Idiomas y Lenguas Extranjeras y la Escuela para Interpretes y Traductores. La plaza alberga la Torre pendiente, el bautisterio, la Catedral (Duomo) y el cementerio (así para representar el ciclo de la vida – nacimiento, vida, muerte). El Duomo de Pisa es un espléndido ejemplo de románico pisano cuya fachada es de mármol blanco y gris, decorada con mármoles policromos con diferencia del interior, donde prevalecen mármoles negros y blancos. Su campanario (la famosa ‘Torre que pende pero nunca se caerá’), uno de los más conocidos al mundo, alto unos 50 metros que se caracteriza por su pendencia que puede definirse indudablemente como única en su género, debido a un hundimiento del terreno detectado ya en el momento de su construcción. Para una visita es imprescindible dotarse del billete con bastante antelación, dependiendo de la temporada.

Rival histórica de Pisa es Lucca, tanto de haber un dicho que recita ‘mejor un muerto en casa que un pisano en el umbral de la puerta’, una de las ciudades italianas con el casco histórico mejor conservado; pasear por sus estrechas callecitas o todavía mejor por sus murallas, es como volver al Medioevo, cuando Lucca consiguió derrotar a la potencia militar de Florencia, consolidándose como ciudad independiente. Desde siempre Lucca se apoda la ‘ciudad de las cien iglesias’, debido al gran número de edificios religiosos. A parte de las iglesias oficiales, cada edificio señorial tiene su capilla privada. La ciudad es muy tranquila y muy green-friendly con bicisendas por doquier. La más hermosa es la que recorre buena parte de las murallas. Éstas son sin duda la característica más importante, o por lo menos el símbolo por su peculiaridad, de la ciudad a nivel mundial. Las murallas, edificadas en el ‘500 bajo el proyecto de Alessandro Farnese, se han conservado intactas hasta nuestros días. Engloban y ‘defienden’ admirablemente el centro de Lucca y en el siglo XIX han sido convertidas en un parco urbano público: cuatro kilómetros donde poder pasear y gozar de la sombra de árboles seculares! Visibles desde las murallas, está la Torre Guinigi, la famosa torre arbolada, construida alrededor del 1390 por la influyente familia lucchese de los Guinigi, y la Torre de las Horas que data del periodo medieval, ambas queridas por el consejo comunal. Desde ambas torres se puede gozar del espectáculo del atardecer. Otro símbolo de la ciudad es la plaza del anfiteatro, definida como una de las más bellas de Italia. Construida a partir del 1830 por el Arquitecto Nottolini, retoma el antiguo trazado del anfiteatro romano. La armonía de Piazza Anfiteatro depende de que no haya grandes entradas: de hecho se accede a la plaza por cuatro pequeñas puertas y por eso parece una plaza cerrada.


¿Dónde comer en Lucca? Os sugiero la Antigua Trattoria Buralli en Plaza Sant’Agostino, con ambiente rústico, gestores simpáticos y cocina típica lucchese. Sino la Trattoria Canuleia en la homónima travesía de Via Nuova; ésta última, muy cerca de plaza del Anfiteatro, ofrece también platos sin gluten.
En el caso de alguna avería en la caravana, o si simplemente queréis comprar algo para la vacación: Caravanbacci Srl, Via Galileo Galilei, 2 – Localitá Lavoria – 56042 Crespina (PI) 
Tel. 050 710188-700313 Fax 050-710319, preguntad por Paolo y decidle que sois ‘amigos de Cristiano’.
Donde alquilar una bicicleta en Pisa: Smile&ride Via Pietro Mascagni, 13, 56125 Pisa tel +393755617631. Encontraréis muchos itinerarios aptos para toda la familia, toda tipología de bicicletas y accesorios para el tiempo libre. Además, podréis pedir un servicio de guía para visitar la ciudad y el territorio alrededor.

Que llevar en el cajón de la caravana: Si sois religiosos os aconsejamos comprar una copia de la Santa Croce, mientras que en Pisa no os podéis dejar atrás uno de los símbolos más conocidos de Italia: La Torre. En cada forma, color, medida.. también que quepa en un cajón del camper.

Que pedir para comer: Durante el invierno el Bordatino alla Pisana, un antiguo plato que se disputan entren la tradición pisana y lucchese. Se trata de una menestra, un plato de la cocina humilde hecho con salsa de alubias, coliflor negro y harina amarilla (y puede haber también piel de cerdo, jamón o tocino). En cada estación, la Pappa al pomodoro, otro plato humilde de origen campesina, típicamente toscano, preparado con pan rancio, tomates, albahaca, ajo, salvia, cebolla ‘vernina’ y aceite extra virgen de oliva. Spaghetti con ‘arselle’ (almejas), o sea pescado de las agua del Gombo o del Serchio, son muy típicas de la cocina pisana. Mientras que en Lucca no podéis no probar el Pan de Patatas: suave y fragrante que se encuentra solo en Lucca y en Garfagnana. La humedad de la patata lo conserva durante varios días. Siempre en Lucca, La Torta co’ becchi (así llamada por la decoración del borde con forma de picos), es una verdadera delicia. Se pueden encontrar de vario tipo, con chocolate, peras o arándanos aunque la versión original es la ‘cogli erbi’ de remolacha, y si tenéis suerte la de hierbas salvajes.

3ª Etapa (120km): BIBBONA, ALTA VAL DI CECINA, VOLTERRA Y SAN GIMIGNANO

Con la tercer etapa, nos deslizamos a la Costa de los Etruscos y a la Alta Val di Cecina. Estaremos combatidos entre llevar el bañador y gozar de las playas de rocas o de arena o con vestirnos de trekking y descubrir los antiguos ‘borgos’ medievales. Por cierto, el punto base estratégico para visitar el territorio es Bibbona cerca del Agricampeggio Nonna Stella.

Donde aparcar la carvana o el camper: Para esta etapa os sugiero l’Agricampeggio Nonna Stella, situado en Bibbona (Livorno), abierto todo el año y perfecto para toda la familia de motohomers y campistas que quieran pasar sus vacaciones cerca del mar. Las parcelas están equipadas de electricidad y agua potable. El agriturismo, a parte aceptar a todas las mascotas de forma gratuita, ofrece varios servicio gratuitos: piscina con solárium, piscina baby, campo de fútsal, campo de bolos, de vóley, un pequeño parco de diversión para los peques, aseos para discapacitados, wifi, local con lavavajillas y para lavar la lencería, pequeña cocina de gas, lavadora con fichas, dos frigoríficos comunes y un pequeño bar/alimentación donde comprar productos locales como aceite de oliva, mermeladas locales de fruta y verdura. En el agriturismo hay también una zona dedicada al Glamping donde es posible alquilar bungalows y maxitiendas. Además, muy cerca de la zona de parcelas, es posible recoger directa y gratuitamente productos de temporada de la huerta tal como frutas, verduras y hortalizas para el consumo familiar in loco.

QUE VER Y DONDE IR DURANTE DOS DIAS EN EL CORAZON DE LA TOSCANA

Pedaleando por Bibbona y Castagneto Carducci. Situada en un ambiente natural de rara belleza, Bibbona tiene el fascino de un antiguo pueblo medieval, inmerso en el verde de la campaña y de los bosques. Se puede llegar en bicicleta saliendo del Agriturismo Nonna Stella y os la aconsejo como primera etapa antes de ir a disfrutar de la playa. Ya conocida en época ‘villanoviana’ y sucesivamente etrusca, Bibbona está recostada sobre una colina de pequeñas dimensiones y tiene la clásica estructura de una antigua fortaleza habitada. En el casco histórico, donde se entrecruzan características callejuelas y placitas medievales, en encuentra la Pieve de San Ilario, del siglo IX, con su original forma trapezoidal. La iglesia conserva una parte originaria del periodo románico; en el interior se encuentran dos antiguas pilas bautismales hechas en mármol, y una preciosa pintura: La Madonna del Rosario. La iglesia renacentista de Santa Maria de la Piedad, de planta a cruz griega y construida a finales del ‘400 está situada a la entrada del ‘borgo’. En el interior están conservadas la Piedad, temple del siglo XIV, una representación de la Trinidad y mobiliario en mármol del siglo XVII. En la fachada de la iglesia de San José (1589) el portal de entrada está coronado por un estema de la orden ‘vallombrosana’ que atestigua la antigua presencia de monjes en la ciudad. Dejad atrás el centro habitado y seguid hacia Marina, llamada también Marina del Forte. Debe su nombre al ‘Forte di Bibbona’, erigido en el 1785 como punto de avistamiento y de defensa costera contra las invasiones piratas. Aquí hay que abandonarse sobre el litoral con amplias playas de arena y los típicos ‘tomboli’ que protegen las zonas cultivadas del interior del viento marino y el bosque mediterráneo con sus características dunas. Los ‘tomboli’, que se han formado durante el siglo pasado, tienen la función de amparar las zonas cultivadas del interior de los vientos marinos, y están constituidos por una baja vegetación que separa la playa del interior del territorio. Marina di Bibbona está posicionada al centro de dos pinares hermosos que abrazan el litoral, hacía el norte hasta Marina di Cecina para luego llegar a Campiglia y Rosignano, y hacía el sur hasta Marina di Castagneto Carducci. El pinar es el lugar perfecto para pasar jornadas al frescor de la densa vegetación, organizar divertidos pic nics o pasear por las callecitas andando, pedaleando, o cabalgando. Con la bicicleta alcanzáis los pueblos antiguos de Castagneto Carducci y Bolgheri. Éste último es un caramelito! Podéis llegar a este hermoso ‘borgo’ siguiendo el famoso ‘Viale dei Cipressi’, celebrado por el Carducci en su poesía “Davanti a San Guido”, un sugestivo camino de 5km costeado por cipreses seculares. Podéis acceder a Bolgheri pasando por las murallas del antiguo castillo. La visita del ‘borgo’ no lleva mucho tiempo pero es muy placentera y os aconsejo hacerla con toda la calma. Podéis pasear por las pequeñas tiendas de productos locales y no os perdáis la oportunidad de comer en uno de los restaurantes típicos del centro. Castagneto Carducci es bastante más cerca del mar, tanto que podréis ver el horizonte desde varios lados del centro. El casco antiguo de Castagneto es bastante pequeñito pero con mucha vida gracias a las numerosas tiendas en Piazza del Popolo, donde podéis entrar y husmear varios productos locales.

Alta val di Cecina, Volterra y San Gimignano. El Alta Val di Cecina se sitúa a unos pocos kilómetros del Agriturismo Nonna Stella y es un territorio con mucho fascino que ocupa la parte meridional de la provincia de Pisa. La comarca de Pisa es una zona rica de eventos, tradiciones, bienes históricos artísticos y paisajísticos que han inspirado artistas y literatos. Los filares de cipreses, los olivares, los viñedos típicos de la campaña toscana, se alternan a suaves colinas que rodean como una perla a Volterra. En efecto, se trata de una verdadera joya de arte etrusca, romana y medieval, que enrocada sobre una alta colina, domina la Valle del Cecina hasta el mar. Aquí cada civilización y cada momento histórico ha dejado trazas significativas con creaciones artísticas de alto nivel e incomparable fascino. Volterra es un ‘borgo’ casi completamente conservado en su antiguo aspecto y está totalmente rodeado por una cinta amurallada que data al siglo XIII. Os aconsejo pasear por este hermoso pueblo en las horas más frescas cuando el sol colora la piedra en modo ‘gentil’. Este tipo de piedra con la cual han sido construidas las casas, calles, torres, murallas tiene englobadas a conchitas de rara belleza. Se trata de Alabastro que también es la principal fuente de artesanado de la ciudad. Imposible quedar inmunes a comprar algún pequeño objeto de artesanía hecho en alabastro, así como es imposible no pensar que Volterra se haya hecha famosa por la película de vampiros, Twilight. La Volterra Twilight que conocemos es un poco diferente de la realidad, ya que pocos saben que algunas tomas han sido grabadas en el ‘borgo’ de Montepulciano y en San Gimignano. Comenzamos a visitar Volterra por la Piazza dei Priori y el Palazzo Pretorio. Seguimos la Catedral, que remonta a la época medieval, y que custodia en su interior el bautisterio del siglo XIII con base octagonal, en mármol blanco y verde oscuro. Dejamos el Duomo para alcanzar la imponente fortaleza Medicea que se erigió como defensa y que pero hoy es una cárcel, con lo cual no es visitable, salvo durante las ‘cene galeotte’ cuando la fortaleza queda abierta al público y los convictos sirven platos cocinados por ellos. No menos fascinante es San Gimignano, “la ciudad de las torres”, debido obviamente a sus torres, que parece una ciudad con rascacielos medievales. De las setenta que había en pasado, solo quedan trece. Las casas-torres no solo eran un elemento de prestigio (famosa era la carrera para tener la torre más alta) sino también tenían razones más prácticas. Primero, su aspecto defensivo. Las casas-torres, conectadas entre sí por puentes, eran una solución muy segura para pasar de casa en casa sin pasar por la calle, a menudo frecuentada por personas poco recomendables con las cuales se podía tener alguna cuenta abierta como en el caso de disputas familiares o de poder. Otra razón por su difusión parece estar ligada a la industria textil. En estos ambientes, en efecto, se solían utilizar colorantes a base de azafrán. Para fijar bien el color había que mantener los tejidos lejos de polvo y del calor del sol: no teniendo a disposición espacios idóneos para tender estos tejidos se construyeron casas cada vez más altas. Patrimonio Unesco, San Gimignano es un pueblo que ha quedado prácticamente intacto desde finales del ‘300 hasta nuestros días, como bien se puede confirmar gracias a las pinturas de la época (como por ejemplo la tabla de Taddeo Bartolo en el museo cívico de S.Gimignano). Por su belleza arquitectónica, por el fascino del borgo medieval, por los extraordinarios paisajes de las campañas alrededor y por la producción del vino producido (con varias degustaciones para los visitantes), San Gimignano es uno de los lugares más queridos y visitados de la Toscana. Os sugiero ‘vivir el borgo’ en dos momentos distintos: temprano por la mañana y al atardecer. Durante la mañana el corte de luz da una vida completamente diferente a los edificios religiosos y es todo un decir.. El corazón de San Gimignano queda en la confluencia de las tres plazas, Piazza delle Erbe, del Duomo y della Cisterna, rodeada por las célebres casas-torres medievales. Para tener un panorama realmente único os sugiero subir a la Roca de Montestaffoli, en Via Quercecchio.

Mi recomendación para comer: Ristorante Carabaccia Piazza XX Settembre, 5, 56048 Volterra tel. 058886239; La taverna del Granducato Piazza Martiri di Montemaggio, 5, 53037 San Gimignano.

Para una degustación de vinos y aperitivos: la Pizzicheria di Mauro e Marina en Via S. Matteo, 31, 53037 San Gimignano tel. 0577941941 o también L’Enoteca Gustavo Via S. Matteo, 29, 53037 San Gimignano tel. 0577940057. Mientras que si sois golosos de helado una etapa por no faltar es la pluripremiada Gelateria Dondoli Piazza Della Cisterna, 4, 53037 San Gimignano, con gustos según la temporada.

Que guardar en la despensa de la caravana: El territorio es muy famoso por la carne bovina di Chianina (no es un caso que en Bibbona a finales de agosto hay la Feria de la Zootecnica) por lo que no os perdáis la ocasión de degustar un filete de carne Chianina. Podéis comprarla ruta a Volterra en la carnicería “Da Nicola” en Piazza de Larderel 28 Pomarance tel. +39 347 783 2018. Otro producto típico es el Néctar de Capraia, es una miel ‘milflores’ de consistencia fluida, de color ámbar y con perfume aromático; se trata de una miel de gusto suavemente floreal y un sabor casi amargo, debido a la presencia de cardo. Buscadlo en las tiendas locales de Bibbona y Cecina.

Que pedir para comer: No podéis no probar la ‘palamita’, un tipo de pescado de carne blanca presente en el Archipiélago Toscano, que en general se conserva en aceite, cortados en filetes, en envases de vidrio recubiertos de granos de pimienta negra, cayena y laurel. Ideal como entrada o aperitivo. La Ribollita es uno de los platos típicos y conocidos de la tradición toscana realizado con una grande variedad de verduras. Su origen es campesina, sea por la manera de cocinarse, sea por su composición. Su nombre quiere decir ‘hervida otra vez’, de hecho para prepararla se utilizaban las verduras cocidas sobradas de otras comidas y se hacían hervir nuevamente con pan rancio y aceite. Y para terminar este párrafo la Schiaccia Campiglese, un postre crujiente de color amarillo claro y de forma redonda, que se consuma como dessert con vino blanco o con el ‘vin santo’. Para realizarlo se necesitan harina, huevos, manteca de cerdo, azúcar, piñones y limón. Este plato nace de una antigua leyenda: se cuenta que en el ‘400, en ocasión del sitio de Piombino por parte de Alfonso I rey de Nápoles, también Campiglia fue invadida al ser un bastión de la Republica Fiorentina. Al escasear las provisiones, algunas mujeres amasaron los pocos huevos que quedaban con harina y manteca de cerdo.  

4ª Etapa (80km): LA MAREMMA GROSSETANA

La última etapa de este itinerario es la parte sur de la Toscana: La Maremma Grossetana. Un concentrado de colores del cielo y de la tierra, de perfumes y hechos históricos únicos. Con enfrente la Isla de Elba, su costa es rica de joyas como Castiglione della Pescaia y Follonica y ensenadas de colores impresionantes como la Bahía de Baratti, mientras que en el interior está lleno de pueblitos con mucha historia. El lugar ideal donde pasar la noche es el ‘Podere de Santa Clorinda’ de donde cada día sale un traslado privado a las destinaciones más bellas de la Maremma.
Podere Santa Clorinda Gavorrano (Gr): El Podere Santa Clorinda se encuentra en Gavorrano, a unos 15km de Castiglione della Pescaia, Follonica y Scarlino, a unos 8km de los centros etruscos de Vetulonia y Roselle, y muy cómodo para practicar trekking en el Monte Amiata. Todas las destinaciones están conectadas con el traslado privado. Dispone de 25 parcelas sumergidas en la tranquilidad y en el silencio de la campaña. Todas las parcelas son grandes e ideales para camper, caravanas y carpas; están equipadas con conexión eléctrica y por las tardes el sistema de iluminación permite moverse cómodamente sin necesitad de iluminación propia, no acarreando problemas de contaminación lumínica. El agricampeggio dispone de un nuevo edificio con salas para comer y socializar, todo hecho en bio-construcción y que engloba también nuevos aseos. Los aseos de erogación de agua caliente van sin ficha, están calientes durante el invierno y no tienen barreras arquitectónicas. Desparramadas por el área hay varias fuentes para cargar agua o lavar hortalizas y frutas. A los bordes del ‘Podere’ hay un encinar donde encontraréis áreas con mesas para comer y cenar disfrutando de la sombra de los árboles. Están admitidas y bienvenidas las mascotas y el ‘camper service’ está ubicado cerca de la entrada, así de no molestar las parcelas. En el interior del Podere Santa Clorinda os podéis abastecer de aceite y vino que son la principal característica de esta empresa agrícola. Por último, entre los servicios a disposición de nosotros campistas deportivos, hay información para trekking, equitación, excursiones en barco y, obviamente, cicloturismo.

QUE VER Y DONDE IR DURANTE DOS DIAS EN LA MAREMMA

Cinco pueblos históricos: Desde el Podere Santa Clorinda podéis visitar 5 ‘borgos’ históricos en coche, con el traslado privado o si tenéis buenas piernas también pedaleando. Se encuentras todos en la provincia de Grosseto y distan unos 10km uno de otro. Una meta ideal para toda la familia para enriquecerse de cultura, y por supuesto, para descubrir la óptima enogastronomia y porque no, hacer un poco de deporte.

Gavorrano: Un salto al Medioevo. El primer pueblo de nuestro itinerario es Gavorrano, en el centro de la Alta Maremma grossetana; un viaje hacía el pasado entre arcos, puertas, murallas, palacios con torres y el castillo. Perdeos entre las callejuelas del pueblito y parad en los pequeños ‘belvedere’ para observar las murallas de los pueblos de Giuncarico y Caldana. Gavorrano fue un importante centro minero y en su territorio todavía están a la vista las minas de piedra y las estructuras para la extracción y transformación de los minerales. Algunas de las antiguas minas han sido convertidas en una amplia red de museos llamado Parco Minerario e Naturalistico di Gavorrano. La comarca y el castillo de Gavorrano fueron administrados durante el siglo XIII por la familia noble de los Pannocchieschi y se cuenta que aquí el Conde Nello mató la senese Pia De’ Tolomei. Justo esta Pia de la cual Dante habla en el Canto V (“Siena mi fè, disfecemi Maremma”) y que cada agosto está recordada y representada con el “Salto della Contessa” (una de las variantes de la leyenda quiere que Pia se haya tirado por una torre). Para la ocasión las calles del pueblo se animan de desfiles históricos con disfraces medievales, abanderados y representaciones teatrales.

Montepescali: El balcón de la Maremma. Difícil no ver a Montepescali ya que también en las horas nocturnas, cuando se conduce por la estatal Aurelia, se nota ahí suspendido en una montaña. Iluminado y bien visible de cada dirección lo mires, este pueblo está denominado ‘el balcón de la Maremma’ precisamente por su posición a 222 metros, desde donde se puede observar toda la franja costera y el Archipiélago Toscano, hasta la Córcega. Esta segunda etapa de nuestro itinerario conserva todo su fascino intacto, con callecitas cubiertas de voltas, escalinatas y palacios en piedra. Os aconsejo visitar el ‘Palacio de los Priores’, sede del antiguo ayuntamiento, que conserva además buena parte de su cinta amurallada de forma elíptica con la semicircular Torre del Belvedere y la cuadrangular Torre del Guascone y los restos del Cassero Senese. Por último, merece la pena una visita a las iglesias de San Niccolò con el campanario con pináculo y a la de San Lorenzo con un bonito campanario cuadrado.

Roccastrada: Belvedere entre Siena y Grosseto. Roccastrada es de los cinco el que más en el interior queda de la Toscana, y no por caso desde sus 475 metros de altura se puede admirar el maravilloso ‘belvedere’ senese y grossetano. Construido sobre una base de roca ‘trachitica’, Roccastrada conserva en su interior una bella iglesia de origen del ‘200 titulada San Nicola y el teatro de planta del siglo XIX (Teatro dei Concordi). Personalmente lo considero un punto de partida ideal para un trekking, porque es rico de itinerarios para caminatas, a caballo y en mountain-bike. ¿No os lo creéis? Mirad este link Trekking Roccastrada y el trayecto de la Via Equestre Grossetana, increíble!
Montemassi: Afuera del tiempo. El territorio de Roccastrada está lleno de torres y borgos medievales, entre los cuales Montemassi, un pequeño pueblo de casi 200 habitantes, a una altura de 280 metros. Famosa por su fortaleza inmortalizada por Simone Martini en el ‘Guidoriccio’ Montemassi se desarrolla entre callejuelas estrechas excavadas en la roca, todo alrededor del castillo Aldobrandeschi. Merece una hora de vuestro tiempo para sentirse afuera del mundo.

Ribolla: Para no dejar al olvido. La última etapay el más grande de los cinco pueblos por número de habitantes y extensión, Ribolla ha sido un grande centro minero italiano y europeo del ‘900. Explotó demográficamente en el periodo de la Gran Guerra, debido al alza de la producción, donde fueron construidos cerca de los pozos los primeros dormitorios colectivos. Alrededor de la estructura nacieron también otras estructuras de servicios: alimentaciones, ambulatorios, clubes de bajo perfil, un teatro, un cinema y un campo deportivo. Es decir, todo nació alrededor de la mina de carbón ya que todo tenía que ser funcional a la misma. El verdadero auge se verificó con la ola inmigratoria del ‘46/’47 cuando llegaron a Ribolla muchísimos mineros provenientes de Sicilia y Calabria y el número de los trabajadores subió a 3500 unidades. La actividad minera siguió hasta el trágico 4 de Mayo de 1954, cuando la explosión de grisú mató a 43 trabajadores y la mina cerró definitivamente. Hoy merece ser visitada para conocer una parte de la historia de esta provincia.

Dónde comer: Trattoria Etrusco Via della Serra, 58023 Gavorrano GR https://www.trattoriaetrusco.it/ tel.+390566844524; Antica Locanda Sant’Anna Strada Provinciale Pian del Bichi, 46, 58036 Montemassi GR tel. +393282088159


LAS DOS JOYAS DE LA MAREMMA: Castiglione della Pescaia e Follonica. Son las dos localidades más conocidas y concurridas, pero merecen ser vividas sea durante el día, sea durante la noche.

Castiglione della Pescaia por la calidad del mar y de las playas, la cura del medioambiente y sus vistas, está considerada una meta turística de elite de la Maremma. Premiada con las 5 velas de ‘Legambiente’, se ha posicionado como primera localidad balnearia por calidad ambiental y turística en la clasificación anual de ‘Legambiente’ y ‘TouringClub’; se divide en dos partes: una baja y una alta. La parte baja es las más reciente, aquí se encuentran las actividades comerciales, ideal para los amantes del shopping y para sentarse en uno de los muchos bares.  La parte alta en cambio es un pequeño cofre artístico. Encerrada en sus murallas, se accede por la Puerta Urbica y, caminando por las bonitas callejuelas que se trepan hacía la cumbre del promontorio, nos inmergimos en una atmosfera antigua, entre las murallas, los depósitos de trabucos y las viejas puertas. Siguiendo por la calle principal se llega a la cumbre costeando las murallas, donde todavía hoy son visibles los caminos de ronda. Desde Puerta Urbica si cogéis Via del Recinto, llegaréis a la iglesia de San Giovanni construida en el siglo XVI arriba de lo que era un almacén de armas. El campanario es del 1900 y se ha utilizado una torre preexistente de la cinta amurallada; esta iglesia custodia las reliquias de San Guglielmo de Aquitania. Continuando un poco más se llega al castillo, que desafortunadamente es propiedad privada y no se puede visitar, pero desde aquí hay una hermosa vista panorámica hacía el Archipiélago Toscano. Siempre al interior de la muralla se encuentra el Palazzo Centurioni, probablemente el edificio monumental más antiguo de la ciudad; hospedaba el público administrador florentino y bajo los Medici era el centro focal de la vida administrativa local. Tampoco hay que olvidarse de la pequeña iglesia de Santa Maria del Giglio (siglo XIII) que queda bajo la torre del Reloj, ni del Palazzo Camaiori del ‘400 donde se hospedó el Gran Duque Pietro Leopoldo de Lorena. Además, os aconsejo visitar el Museo Multimediale Casa Rossa Ximenes, situado en la construcción realizada por Leopoldo de Lorena para regular con su sistema de diques el flujo de aguas marinas y fluviales y que hoy en día es un interesante museo multimedial de donde se pueden observar todos los animales que viven en esta área.

Follonica se asoma al centro de la bahía homónima. Es la segunda ciudad de la provincia por número de habitantes después de Grosseto, además de ser la localidad principal de las ‘Colline Metallifere’. Llegar a Follonica quiere decir volver a mediados del siglo XIX. Merecen ser visitados la Iglesia de San Leopoldo y el Palazzo Granducale. La primera fue proyectada por Alessandro Manetti y construida entre el 1836 y el 1838, y está considerada por muchos como la mejor representación del nivel de especialización al que llegó la forja de la ciudad. Único ejemplo en Italia de iglesia con frontón en arrabio, material utilizado también en el mobiliario, en los frisos y en las decoraciones. El Palazzo Granducale fue erigido en el 1845 para hospedar al Gran Duque Leopoldo II. En su interior se pueden admirar estucos y techos pintados al fresco, el hermoso jardín con plantas monumentales y la bañera en mármol blanco, comisionada por Napoleón en el taller del Canova para donarla a su hermana Elisa Bonaparte Gran Duquesa de Toscana. Hasta aquí hemos hablado de la parte histórica de Follonica, pero también merecen mención sus dos Reservas: la de Tomboli y la de Scarlino. La primera en mi opinión hay que visitarla en bicicleta para aprovechar de varias paradas por aguas de cristal, mientras la segunda se desarrolla en un contexto natural entre agua, prados, pinares y con la presencia de pacíficos burritos que puedes acercar hasta con los peques.
 

Para comer os aconsejo: ‘Zitto e Mangia’, un típico restaurantito maremmano ubicado en Corso della Libertá , 19, 58043 Castiglione della Pescaia tel. +393929439680 ; Osteria del Mare già Vòtapentole en Via IV Novembre, 15, 58043 Castiglione della Pescaia tel. +390564934763. Luego, si sois unos romanticones, que no dejéis pasar la ocasión de un aperitivo o una cena en Bagno Capezzolo  Via J. F.Kennedy, 58043 Castiglione della Pescaia tel. +390564933866. Mientras que si sois golosos de helados os recomiendo la Gelateria Corradini en Corso della Libertà, 45, 58043 Castiglione della Pescaia.

La Jornada del Minero. Gavorrano, a pocos kilómetros del Agricampeggio Podere Santa Clorinda, hasta unos pocos decenios era uno de los centros más importantes por la extracción del mineral pirita. Hoy en día toda la cuenca minera de Gavorrano, los viejos edificios, las canteras de piedra, han sido recuperados y convertidos en un gran complejo de museos. El Complejo del Parco di Gavorrano se articula por dos grandes áreas: El Parco delle Rocce, con el Museo en galería y el Teatro, y la zona de extracción de Ravi-Marchi. Es muy interesante y da la posibilidad de revivir el día de trabajo de los mineros. La aventura se desarrolla en una mina del ‘900, se pasa de los vestuarios al depósito de lámparas, se sigue por el subsuelo donde se puede reconocer la reserva de explosivos con las herramientas y el material para el derribo de las paredes rocosas. Este trayecto me ha fascinado sobre todo cuando se presencia a la reconstrucción de las escenas del trabajo minero, comprendida la pausa del minero, y condimentada con foto de la época, imágenes, audiovisuales, sonidos y luces que parece estar trabajando de minero. En el parque se puede caminar entre las canteras desmanteladas y asistir a las funciones del Teatro delle Rocce. La visita del parco sigue con el área de extracción de Ravi Marchi donde se puede seguir la ‘via della pirite’, desde su salida del subsuelo a través del pozo de extracción hasta el análisis final antes de ser cargada sobre la cinta de transporto hacía el teleférico. Aquí están los horarios:

Verano: todos los días, mañanas y tardes. Primavera y Otoño: sábados y domingos, mañanas y tardes. Durante la semana hay que reservar para grupos. Invierno: domingos, mañanas y tardes. Durante la semana hay que reservar para grupos.

Precio: visita completa por 8 Euros

En Maremma mirando las estrellas. A unos pocos kilómetros del Agricampeggio Podere Santa Clotilda, se encuentra el Observatorio Astronómico de Roselle. Un lugar de donde admirar con la nariz hacía arriba las estrellas en un marco especial, La Maremma. Se llama AMSA y es la organización de ‘astrófilos’ (amantes de las estrellas) que opera en el territorio grossetano. Organiza muchísimas noches públicas dedicadas a la astronomía y cursos con caída semestral: Astronomía de base, Astronomía avanzada, Astronomía práctica con telescopios, Meteorología y Climatología, Astrofísica y Cosmología. Os recomiendo hacer aquí una parada ya que el Observatorio Astronómico está abierto al público todos los viernes de las 21.30 a las 23.30, salvo durante alguna fiesta nacional o local. En el interior hay un amplio jardín desde el cual es posible observar las constelaciones y la vía láctea en total tranquilidad. El acceso está abierto a personas discapacitadas. Para más información: [email protected] sino por la página Facebook o llamando al número:  0039 0564 402091 (solamente el viernes por la tarde).

Que guardar en la despensa de la caravana: No podéis iros de la Maremma sin haber comprado del óptimo Aceite Extravirgen de Oliva DOP toscano y unos tintos como el Brunello di Montalcino o el Morellino di Scansano. El aceite podéis comprarlo en el Podere Santa Clorinda, sino en la Tenuta Agricola di Vignale en Riotorto. QUI MANCA UNA PARTE DI TESTO IN ITALIANO.

Que comer: Para empezar la comida, las entradas de la Maremma se rehacen a la tradición campesina y a la producción de embutidos y quesos locales verdaderamente ricos. Tabla de quesos de caprinos, ovinos y de vaca no pueden faltar en las mesas toscanas. Entre estos el ‘formaggio’ di Fossa, el ‘pecorino’ toscano DOP, el ‘stracchino’ y el requesón. Como primer plato unos Tortelli Maremmani que por el resto de Italia se llaman ‘ravioli’, pero no los llaméis así en la Maremma! Los ‘tortelli’ son muy parecidos a los ‘ravioli’ pero mucho más grandes y se preparan diversamente de pueblo en pueblo. Se realizan con pasta hecha en casa, rellena de ‘ricotta’ (requesón) y espinacas, y condimentados con salsa de carne. También el segundo plato con carne, ya que los Maremmanos son cazadores y aman especialmente la carne de jabalí. Los platos a base de jabalí están en la carta todo el año, pero para probar la increíble ternura de su carne os aconsejo probarla en otoño o en invierno, cuando la estación de la caza está abierta. Como alternativa podéis gozar de una riquísima Acquacotta, una receta muy pobre, típica de la Baja Maremma (Grosseto) y de la Alta Tuscia (Viterbo), que viene de la comida típica de los campesinos que cuando se encontraban en alta campaña con su rebaño comían esta sopa hecha con los pocos ingredientes que podían encontrar. Cada zona tiene su manera para preparar esta sopa típica a base de verduras. Por último los postres como los “topi di Castell’Azzara”, típicos dulces de fiestas locales, hechos de hojaldre con un relleno crujiente con miel y nueces cocidos juntos, perfumados con canela y cáscara de naranja, sino también hay el “sfratto di Pitigliano”. Debe su nombre a una anécdota poco feliz. Sea su nombre que su forma estirada recuerdan la tradición de tocar las puertas de los judíos que vivían en Pitigliano en el ‘600 con bastones largos para que, desahuciados de sus hogares, fueran a vivir al gueto. Este episodio de brutalidad intencionada fue irónicamente recordado en las mesas de los judíos con este postre cuya bondad lo ha hecho muy famoso entre las pastelerías de Pitigliano. La fina capa de pasta cubre un relleno de miel, nueces, cascaritas de naranja, anís y nuez moscada.

Potrebbero interessarti anche...

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *